Paso del Paseo de Portugal

Estos pequeños altares son las estaciones de la Vía Sacra, situados en algunas de las calles de Olivenza. Están relacionados con el Domingo de Pasos (Domingo de Pasión) en que la imagen del patrono, el Señor de los Pasos (nazareno que se venera en Santa Mª Magdalena) recorre en procesión el camino del Calvario. Representan los últimos vestigios de la herencia del pasado luso de la ciudad y su Semana Santa. Se desconoce la antigüedad y autor de estas pequeñas capillas, creyéndose que son posteriores a 1.631.

Exterior: Como los demás, adosado a la fachada de una casa, reproduce formas neoclásicas en torno a una portada alta, rematada en arco de medio punto y enmarcada en falsas pilastras que simulan sostener un entablamento de diferentes cornisas sobre el que destacan acroteras laterales, y en el centro un remate en frontón partido con la cruz. El antiguo portón de madera que no dejaba ver el interior ha sido sustituido hace poco por una puerta enrejada y acristalada.

Interior: Al sencillo altar se le ha revestido de mármol, como al de Santa María y Calle Caridad y se han forrado sus paredes con azulejos historiados. Los mismos reproducen aquí la IV estación del vía crucis: “Jesús encuentra a su Madre”. En las paredes laterales, también como en los otros pasos mejorados, se reproducen el escudo de Olivenza y el de la hermandad de las Llagas o Señor de los Pasos. Los azulejos son también de Caldas da Rainha, “Atelier Espaço 4” del autor Ricardo Roque y fechados en el año 1992.