Medio centenar de personas participan en el evento astronómico ‘Mirando al cielo’

  • 11 agosto 2017

Cerca de 50 personas disfrutaron en la noche de ayer de la actividad ‘Mirando al cielo’, incluida en la programación del Verano Cultural 2017 y que incluyó la ponencia ‘Olivenza, explora el universo’, impartida por Alberto Jesús Prieto Antúnez, astrofísico de ascendencia oliventina que trabaja en el Observatorio del Teide, y una observación astronómica en el entorno de Puente Ajuda.

sdr davCuestiones como la diferencia entre astronomía y astrofísica fueron abordadas en una ponencia en la que Prieto dio respuesta a algunas preguntas como qué es el universo, dónde estamos, qué son las estrellas, cómo se investiga o si existen más planetas con vida.

A través de su propia experiencia y apoyado en imágenes y videos que muestran la actividad diaria, este joven astrofísico trasladó a los presentes la labor que se desarrolla en el Observatorio del Teide, un centro que se reserva preferentemente al estudio del Sol, concentrándose en él los mejores telescopios solares europeos, entre ellos la segunda torre solar más grande del mundo.

Concluida la ponencia y resueltas las cuestiones planteadas por el público, las cerca de 50 personas inscritas en la actividad se trasladaron en autobús hasta el entorno de Puente Ajuda donde se llevó a cabo la observación del cielo y de la lluvia de estrellas de las Perséidas de la mano de astrónomos de la empresa de turismo astronómico ‘Entre Encinas y Estrellas’.

mde Tras una primera introducción sobre el firmamento, la ubicación de algunas constelaciones, la observación de la Vía Láctea y de algunas Perséidas, las personas participantes pudieron ver Saturno, una galaxia y la luna con una precisión y una cercanía que sorprendía a los asistentes gracias a un telescopio profesional conectado a una pantalla y a otro que fueron utilizando por turnos.

Por tercer año consecutivo, el verano cultural oliventino reserva un espacio para facilitar a quienes lo deseen los conocimientos técnicos y la experiencia de la observación asesorada de la lluvia de estrellas de las Perseidas o Lágrimas de San Lorenzo en un entorno privilegiado como es el del cielo extremeño.

davdig

 

Comparte tu fotografía de esta noticia: