Esplendores de la música barroca, entre el redescubrimiento de la herencia portuguesa y el deslumbramiento de la Sierra de Alor

  • 18 marzo 2019

Olivenza es el próximo destino del Festival Terras sem Sombra, en el fin de semana del 23 y 24 de marzo. Conocer sus raíces portuguesas, escuchar algunas de las más bellas suites para viola da gamba en la iglesia de Santa María del Castillo e ir al encuentro de la biodiversidad de la Sierra de Alor son las coordinadas de un prometedor viaje al corazón de la raya. Abierta a todos los interesados, esta iniciativa es resultado de la colaboración entre el festival alentejano, la Dirección General de Turismo de Extremadura y el municipio de Olivenza

Del pasado al futuro

Los orígenes de Olivenza están ligados a la Reconquista de Badajoz por Alfonso IX de León, en 1230. Como compensación por los servicios prestados en ese momento, el rey se la entregó a la Orden del Temple, que instaló en ella una encomienda. Por el Tratado de Alcañices (1297), fue cedida a Portugal, y D. Dinis la elevó a villa. Otros monarcas reforzaron su posición estratégica, concediendo privilegios a los vecinos y promoviendo importantes obras, entre ellas la torre de homenaje del castillo, el puente sobre el Guadiana y las iglesias de la Magdalena y la Misericordia.

Centinela de la frontera, la localidad se vio envuelta en la Guerra de Restauración portuguesa: tomada en 1657 por el duque de San Germán, sería devuelta a Portugal en 1668. Datan de entonces las fortificaciones abaluartadas, cuya construcción se prolongó durante la centuria siguiente. Un nuevo conflicto, la Guerra de Sucesión española, llevó a la destrucción del puente de Ajuda (1709), haciendo vulnerable la plaza fuerte. En 1801, el municipio transitó a la administración española.

Olivenza es, hoy, una ciudad que no ha renunciado a la tradición lusa, constituyendo un símbolo de convivencia y diálogo de culturas. La visita que tendrá lugar en la tarde del sábado, 23 de marzo, a partir de las 16h00, bajo la orientación de un profundo conocedor del municipio, Joaquín Fuentes, presidente de la Asociación “Além-Guadiana”, permitirá comprender los pilares de la historia local, así como los principales monumentos y otros aspectos destacables del patrimonio municipal y del cotidiano de sus gentes.

La Lira de Apolo: Suites para viola da gamba

El más grandioso templo oliventino, la iglesia de Santa María del Castillo, recibirá el mismo día, a las 20h00, el concierto Un viaje imaginado: Suites francesas para viola da gamba. En el escenario, cuatro de los mayores intérpretes de música barroca de la actualidad: Sofia Diniz, Holger Faust-Peters, Josep Maria Martí Duran y Fernando Miguel Jalôto. Se trata de la presentación, en estreno absoluto, del CD La Lyre d’Apollon, dedicado al primer libro de obras para aquel instrumento de Jacques Morel, el célebre compositor del tiempo del Rey Sol, y que será lanzado por la editorial alemana Conditura.

52797080_370002336919951_5173599093729001472_nLa viola da gamba surgió a finales de la Edad Media y se distingue bien de los instrumentos de la familia de los violines, siendo considerado el único capaz de igualar la voz humana en timbre y expresión. Alcanzó el auge de popularidad en la corte de Luis XIV, gran mecenas de las artes, dando origen a un repertorio que valora la sonoridad sombría e introspectiva, prefiriendo la elegancia a la exuberancia y el virtuosismo de valores al virtuosismo de las notas rápidas y del volumen – al contrario de lo que sucedía en la Italia de la época.

Sofia Diniz y sus invitados apelan a una digresión por el París del siglo XVIII y al descubrimiento de la panoplia de sonoridades de la viola da gamba. Se oirán ritmos de danza típicos como Allemande, Courante, Sarabande y Gigue, Couplets (variaciones) sobre las folías de España, pero también las muy francesas Pièces de caractère, que ilustran desde los sentimientos más profundos, como el Plainte (planto), hasta personas y lugares; escucharemos igualmente una pieza bretona, una española, una americana, una portuguesa y una italiana. Se viajará, pues, sin salir del lugar.

El concierto en Olivenza promete convertirse en uno de los acontecimientos importantes de la temporada musical en 2019. Que este estreno internacional tenga lugar, no en Colonia, donde Sofia Diniz reside y habitualmente trabaja, ni en Madrid o Lisboa, es un síntoma de que algo ha cambiado en el panorama musical gracias a iniciativas como Terras sem Sombra, que unen cosmopolitismo y ruralidad, vanguardia y tradición.

Jardín de Dios: La Sierra de Alor y la dehesa

La mañana del domingo, día 24, a partir de las 10h30, estará dedicada a la biodiversidad del municipio oliventino, bajo la orientación de dos expertos del territorio, Joaquín Figueredo y Norberto Antúnez, teniendo como objetivo la Sierra de Alor.

Lugar clave de la zona, esta elevación alcanza los 600 m de altitud y posee densas manchas de dehesa y olivares. Preserva igualmente zonas de monte donde se conservan verdaderos tesoros botánicos. Entre las especies raras, destacan la peonía, conocida en la zona como rosa albardera, que crece en zonas altas, en medio de las manchas de encinas, chaparros y acebuches; el erodium mouretii, reloj o erodio de roca; la anagyris fœtida, única planta europea polinizada por paseriformes, como los mosquiteros; y la boca de dragón.

Es también posible encontrar más de 15 especies distintas de orquídeas, entre ellas, la Barlia robertiana (orquídea gigante) y la Orchis italica (flor del hombre desnudo). Este tipo de vegetación protege el suelo y sustenta una notable actividad pecuaria: es un paraíso para el cerdo ibérico, pero también para el ganado bovino, caprino y ovino, la caza y las abejas. Al caminante ávido por vagar en la naturaleza y redescubrir un mundo perdido, ofrece un cúmulo de sensaciones olfativas y visuales.

Comparte tu fotografía de esta noticia: