Cruz Roja acerca a la ciudadanía la figura del acogimiento familiar como opción más reparadora para menores en situación de desamparo

  • 11 julio 2018

Vecinos y vecinas de Olivenza pudieron conocer en la tarde de ayer de la mano de técnicas de Cruz Roja Extremadura la figura del acogimiento familiar a menores de la región que por circunstancias graves o temporales no pueden residir con sus familias, así como los requisitos para formar parte de la Bolsa de Familias Acogedoras de Extremadura, gestionada por la Junta de Extremadura y Cruz Roja.

El acogimiento familiar es una medida de protección que se enmarca en la función de guarda por la que la Administración ejerce la misma sobre menores que se encuentran en la situación arriba indicada buscando una alternativa al acogimiento residencial, alternativa que se ha demostrado más eficiente y reparadora, como señalan las profesionales.

sdrEspecialmente recomendable hasta los seis años pero con posibilidad de llevarlos a cabo hasta los 18, los acogimientos pueden ser de urgencia (hasta un máximo de seis meses), temporal (con un límite de 24 meses) y permanente (por períodos superiores a 24 meses) y los tipos de familia con los que se realizan pueden ser extensa, en el caso de que tengan alguna relación con los menores, o de tipo ajena, cuando no tienen relación.

Las familias interesadas en ofrecerse como acogedoras pueden solicitar información y realizar los trámites pertinentes a través de http://www.juntaex.es/ddgg005/27, web en la que se facilitan los contactos precisos, se detallan las fases del proceso y se resuelven las posibles dudas que puedan tener quienes se planteen ofrecerse como acogedoras.

El proceso de acogimiento comienza con un trabajo previo a realizar con educadores y educadoras del centro en el que se encuentren los menores para pasar después a compartir períodos cada vez mayores de tiempo hasta llegar al acoplamiento con la familia, momento en el que se formaliza el acogimiento.

davDurante todo el período de acogida se realizará un seguimiento por el equipo de profesionales de los centros de Cáceres, Badajoz y Mérida encargados de la gestión de los acogimientos familiares que se realizan en toda Extremadura y antes de finalizar el mismo se ofrecerá también el apoyo preciso a la familia para afrontar la despedida.

El acogimiento puede cesar porque concluya el período establecido para el mismo por la Administración, porque los y las menores no lleguen a establecer vínculos con la familia, por alcanzar la mayoría de edad o porque las circunstancias de la familia de acogida cambien y no puedan hacerse cargo del menor. Cumplidos los 18 años, y con ellos la capacidad de adoptar decisiones, el chico o la chica pueden decidir quedarse con la familia si esta lo decide así, volver con su familia natural o iniciar una vida de forma independiente.

 

Comparte tu fotografía de esta noticia: