Baluarte de San Francisco

Debe su nombre, como ocurre con el baluarte de San Juan de Dios, al hecho de haber tenido que cobijar en su interior al preexistente convento de San Francisco.

Apenas se puede ver su frente derecho y su ángulo flanqueado, donde se conserva su garita original, pentagonal, asomándose a la Avda. Quinta de San Juan. También se conserva otra garita en su espalda derecha, de base pentagonal. El frente izquierdo ha desaparecido, ocupado por una fábrica de aceite. La cortina que lo unía con la desaparecida Puerta de San Francisco está bastante alterada, especialmente en su parapeto, por edificaciones y almacenes.